rightLas cláusulas condicionales en los contratos de bienes raíces

En los contratos de bienes raíces, las cláusulas condicionales son un elemento común. Se trata de cláusulas que se incluyen en un contrato y le dan al comprador o al vendedor la posibilidad de abandonar el contrato si no se cumplen determinadas condiciones o plazos. Un ejemplo que se utiliza comúnmente es el del comprador que realiza una oferta por una vivienda antes de vender la suya. Necesita vender su vivienda actual para poder obtener financiamiento para la nueva. Entonces, incluye una cláusula conforme a la cual su oferta está condicionada a la venta de su casa actual. En todos los casos, la cláusula condicional tiene validez durante un período determinado. Si el comprador puede hacer que su vivienda actual se venda durante ese período, el trato puede seguir adelante. Pero si no logra vender durante el período establecido, el vendedor tiene la opción de abandonar el trato. En la mayoría de los casos, el vendedor no acepta este tipo de cláusula condicional, porque lo más probable es que considere que podrá encontrar otro comprador capaz de cerrar la operación sin necesidad de vender otra vivienda antes. Sin embargo, los constructores de viviendas nuevas con frecuencia están dispuestos a aceptar una oferta que dependa de la venta de otra vivienda.

 

Cada contrato puede ser único. Las posibilidades de incluir cláusulas condicionales son virtualmente ilimitadas. Las siguientes son algunas de las usadas más habitualmente:

 

Financiamiento. Las cláusulas que condicionan el contrato a que el comprador pueda obtener financiamiento son muy comunes.


Inspecciones de la vivienda
. Probablemente, el tipo de cláusula condicional más común sea el que “condiciona el contrato al resultado satisfactorio de la inspección”. Existen distintos tipos específicos de inspección por los cuales podría incluirse una cláusula condicional en el contrato. Algunos de los más comunes incluyen inspecciones realizadas por un inspector de viviendas calificado para detectar la presencia de defectos ocultos o insectos dañinos, inspecciones de los sistemas de agua y desagüe, inspecciones para detectar la presencia de radón o moho, etc.


Tasación
. No es inusual que un comprador incluya una cláusula condicional que prevea un valor formal de tasación igual o superior al precio de compra. Dado que los prestamistas casi siempre también desean que se realice una tasación, los vendedores generalmente no ponen objeciones.

 

Recuerde que, igual que todo lo demás en los contratos de bienes raíces, las cláusulas condicionales son negociables. Antes de firmar, asegúrese de sentirse cómodo con todas las cláusulas condicionales incluidas en el contrato. Del mismo modo, tómese tiempo para pensar qué cláusulas condicionales podría desear que se agregaran.