rightComunidades cerradas

La popularidad de vivir en comunidades cerradas, también conocidas como privadas, ha ido en aumento en los últimos años. Antes se creía que las comunidades cerradas eran sólo para los ricos, pero hoy en día se están transformando en algo cada vez más común entre las familias de clase media y media alta. La seguridad es habitualmente una de las principales razones para optar por vivir en una comunidad cerrada. Entre los demás motivos por los que la gente se siente atraída a vivir en estas comunidades está la protección del valor de la propiedad y el estilo de vida. Muchas comunidades cerradas cuentan con comodidades que tienen que ver con un estilo de vida en particular, como campos de golf, canchas de tenis, piscinas de natación o campos de equitación. Las comunidades cerradas habitualmente están ubicadas en algunos de los terrenos más codiciados de la zona. El hecho de que la tierra sea excelente, combinado con una planificación cuidadosa y con la existencia de reglas impuestas por la Asociación de propietarios (Homeowner's Association, HOA), crea un ambiente en que el valor de las casas se sostiene a un nivel extremadamente satisfactorio.

 

Después de los muros o puertas de entrada, la característica que mejor define a las comunidades cerradas o privadas es la existencia de una Asociación de propietarios. La Asociación de propietarios está formada por todos los dueños de las viviendas de la urbanización. Es responsable de cobrar las cuotas de la Asociación y de establecer y hacer cumplir las “reglas” de la comunidad. Frecuentemente, también es responsable de mantener los aspectos públicos de la comunidad, como las calles, la seguridad, los parques, etc.

 

Las reglas establecidas por la Asociación de propietarios pueden variar en gran medida de una urbanización a otra. Por lo general, la Asociación de propietarios impone reglas que tienen que ver con el mantenimiento y la apariencia de las casas ubicadas dentro de la urbanización, y determinan los colores de pintura permitidos en las paredes exteriores, el tipo de cercas, pautas de jardinería y lugares donde guardar los botes u otros vehículos recreativos.

 

Las comunidades cerradas no son para todo el mundo. Sin embargo, como ofrecen gran protección contra la pérdida de valor de las propiedades, mayor seguridad, menor cantidad de tráfico y comodidades que tienen que ver con estilos de vida específicos, atraen a más gente cada año.